miércoles, 16 de febrero de 2011

La diabetes y la insulinorresistencia incrementan el riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer (TodoEnSalud.org)

La diabetes y la insulinorresistencia incrementan el riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer (TodoEnSalud.org)

Una alimentación alta en grasas y azúcares, un estilo de vida sedentario y presencia de hipertensión, son otros factores de riesgo para detonar la enfermedad de Alzheimer
 
La prevalencia de la enfermedad de Alzheimer se incrementa día con día, ante el cambio de la pirámide poblacional a nivel mundial. Recientemente se observó la relación de diabetes tipo 2 y la enfermedad de Alzheimer, los mecanismos de acción aún no son claros, pero una hiperglucemia daña progresivamente el cerebro causando demencia.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre aumentan progresivamente existe un daño en las venas y arterias, esta situación explica en parte el daño en el cerebro. El daño vascular y la demencia en la enfermedad de Alzheimer generalmente ocurren juntos, debido a que lo primero disminuye la capacidad cognitiva y por consecuencia se presenta la demencia.

Cuando existe un mínimo incremento de insulina, la glucosa varía en el cerebro, y a largo plazo daña la barrera cerebral. Protocolos de investigación han incluido como parte del tratamiento de Alzheimer, insulina en atomizador.

Los síntomas más comunes de Alzheimer son la pérdida progresiva de la memoria, es normal olvidar nombres de personas cercanas, confusión a pesar de encontrarse en casa, disminución en la capacidad de entablar un diálogo. Una sintomatología adicional es una disminución en la capacidad de pensamiento abstracto, dificultad para mencionar la palabra correcta, cambios en el estado de ánimo y personalidad.

Entre las complicaciones del Alzheimer se encuentran neumonía, infecciones y ante una constante desorientación pueden sufrir caídas y lastimarse.

Una alimentación alta en grasas y azúcares, un estilo de vida sedentario y presencia de hipertensión, son otros factores de riesgo para detonar la enfermedad de Alzheimer. La enfermedad no tiene cura, los síntomas progresivos rebasan los tratamientos, los cuales se basan en sólo mejorar la calidad de vida de la persona enferma.

La enfermedad de Alzheimer es progresiva al igual que la diabetes mellitus, por lo que un adecuado y temprano diagnóstico disminuye los riesgos a la persona, y a pesar de que los mecanismos que relacionan las enfermedades no están totalmente claros, un buen control metabólico de diabetes mellitus disminuye el riesgo a desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Otra medida preventiva es el aprendizaje constante y el hábito de ejercicios mentales, los cuales dan agilidad al cerebro.

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada