Videos Glicemia

Loading...

Páginas vistas en total

domingo, 5 de junio de 2011

DIFICULTAD PARA METABOLIZAR LA GLUCOSA / EJE DEL ENVEJECIMIENTO HUMANO

DIFICULTAD PARA METABOLIZAR LA GLUCOSA

EJE DEL ENVEJECIMIENTO HUMANO

Dr. Pedro Aguilar Acevedo

Academia Latino Americana de Medicina de Longevidad. México.

La dificultad para metabolizar la glucosa es un problema de salud muy frecuente y en muchos casos no es diagnosticado a tiempo, con frecuencia las personas que lo padecen, tienen la carga genética de familiares  con Diabetes, aunque puede presentarse en personas que no tengan algún familiar directo con Diabetes, esto es más frecuente en la posmenopausia,  en los exámenes rutinarios la glucosa sanguínea es normal o inclusive puede encontrarse baja, esta situación puede confundir al clínico, en ocasiones el paciente manifiesta sentirse con fatiga, sudoración, mareo y  puede inclusive perder el equilibrio y caer al piso, lo característico es que   se mejora con la ingesta de líquidos azucarados.

Sin embargo, esta situación no es la más frecuente, aunque si la más impresionante, en muchas ocasiones se dice, aún por el médico, que es porque "maneja presiones bajas"  y que todo lo que hay que hacer es recomendarle que traiga siempre algunos dulces en su bolsa y tome muchos líquidos, se puede identificar que existe una caída de glucosa (hipoglucemia) y que esta es la causa de la pérdida del equilibrio, ciertamente, así es, sin embargo la hipoglucemia no es una causa, sino un efecto de un defecto metabólico que produce un consumo acelerado de la glucosa.

Puede decirse que la dificultad para metabolizar la glucosa es un biomarcador de envejecimiento celular, que puede acelerar el envejecimiento orgánico y en consecuencia disminuir la expectativa de vida saludable.

Conforme se avanza en la edad cronológica este problema es mayor.

La dificultad para metabolizar la glucosa está relacionada con enfermedades crónico degenerativas como la obesidad, enfermedades cardiovasculares, trastornos inflamatorios silentes, demencia, diabetes, enfermedades autoinmunes y cáncer.

.la dificultad para manejar la glucosa por la célula, da como consecuencia una necesidad de mayor insulina para su aprovechamiento por la célula, a esto se le llama resistencia a la insulina.

Al haber necesidad de mayor insulina, para metabolizar una misma cantidad de glucosa, se aumenta su concentración en el plasma y se produce una hiperinsulinemia, esta situación trastorna el metabolismo celular en diferentes niveles.

a)    La hiperinsulinemia cambia el equilibrio hormonal de los estrógenos a un mayor predominio de andrógenos, esto ocasiona un aumento de grasa abdominal y de cadera (Obesidad central o de manzana). En la mujer puede producir falla en el ciclo menstrual, con amenorreas y sangrados irregulares y producir el llamado síndrome de ovarios poliquísticos

b)    La acumulación de grasa es favorecida por aumento de la secreción de leptina del tejido adiposo.

c)    Inhibe el metabolismo de los ácidos grasos esenciales y activa la producción de ácido araquidónico y de sustancias pro – inflamatorias como la PG E2 y bloquea la de prostaglandinas 1 y 3 que son anti – inflamatorias.

d)    Actúa elevando los triglicéridos del plasma y aumentando la síntesis de colesterol por el hígado al estimular la enzima que regula esta función, de ahí que con frecuencia se presente elevación de triglicéridos y colesterol plasmático, en muchos de los casos el médico da tratamiento para disminuir la producción de estos lípidos, sin embargo, si no se identifica el problema que lo causó, el tratamiento es puramente sintomático y no se resuelve el problema de base, eso hace que el paciente se vuelva cautivo de los fármacos, que por otro lado, no son inocuos, ya que inhiben funciones normales del metabolismo, si se toman durante tiempo prolongado pueden causar daño al hígado y otros órganos.

e)    Bloquea el paso de Pregnenolona a Dehidroepiandrosterona, (estas sustancias son las precusoras de todas las hormonas esteroides como el cortisol, los estrógenos, la testosterona, la progesterona, el androstenodiol etc.) lo que trastorna el equilibrio en la producción de hormonas esteroides.

f)      Todos estos cambios metabólicos promueven la formación de ateromas en las arterias, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

g)    La obesidad central producida por estos cambios, no responde a dietas de restricción calórica (casi no como y sigo gorda/o). Produce disminución de la respuesta inmunitaria, y aumenta la respuesta inflamatoria crónica, lo que dificulta los procedimientos quirúrgicos al producir cicatrización de mala calidad y mayor sensibilidad a infecciones (encías edematosas, sangrantes, la placa dentobacteriana aumenta la producción de radicales libres.).

h)    La dificultad para metabolizar la glucosa aumenta la producción de radicales libres, lo que produce un aumento del estrés oxidativo y agota y debilita los antioxidantes endógenos, este estado se traduce en daño en la producción de energía por la célula y acumulación de material de desecho por hipofunción en manejar la eliminación del mismo, la consecuencia de todos estos cambios es la aceleración en el envejecimiento celular.

i)      La disglicemia, produce aumento en la producción de colágeno tipo 4, lo que reduce la elasticidad y altera la permeabilidad de los tejidos.

j)      La dificultad para metabolizar la glucosa produce una mayor circulación de glucosa, esto promueve la formación de compuestos en los que la glucosa se adhiere a las proteínas, a esto se llama glicosilación no enzimática de las proteínas, estos compuestos pueden producir subproductos conocidos como productos de glicosilación avanzada, no es reversible, y se convierten en sustancias dañinas que se acumulan principalmente en PIEL, ARTERIAS, RIÑONES, OJOS, SANGRE, este es el mecanismo por el que se producen las complicaciones en el diabético.

k)    Estos cambios producen un aumento acelerado del estrés oxidativo, agotamiento de los antioxidantes endógenos y envejecimiento biológico prematuro.

l)      Todos estos cambios pueden producirse en personas que tienen este problema aun sin tener elevada la glucosa en sangre, uno de las manifestaciones más tempranas es la hipertensión arterial en personas menores de 40 años, con niveles "normales" de glucosa, también puede haber colesterol elevado y triglicéridos, lo que eventualmente, junto a otros factores, puede favorecer la aparición de cálculos de colesterol en vesícula biliar en edades muy tempranas, antes de los 20 años de edad y aún en niños.

m)  La ingesta inmoderada de carbohidratos simples (de alto índice glicémico), alimentos procesados industrialmente (comida chatarra, embutidos, jamones, jugos embotellados industrialmente, saborizantes y colorantes artificiales, etc.), azúcar refinada, grasas saturadas y grasas vegetales transformadas industrialmente (margarina), así como grasa animal en exceso aceleran la presentación del síndrome de hipoglucemia reactiva que produce hiperinsulinemia y el síndrome de dificultad para metabolizar la glucosa.

La insulina es un modulador de la expresión del gene, que tiene influencia en la función de la mitocondria, la síntesis de las citoquinas (sustancias con las que se comunican las células), el metabolismo de las hormonas sexuales y de la glándula suprarrenal y activa la protein kinasa de la tirosina. (esta enzima está involucrada en el crecimiento tumoral).

Estos conocimientos nos pueden ayudar para controlar la dificultad para metabolizar la glucosa, ya que la expresión genética de la misma, puede ser regulada con estilos de vida saludable, alimentación adecuada y complementos que mejoren la sensibilidad de la célula a la insulina, lo que eventualmente reduce la producción de la misma y evitar todas las complicaciones derivadas de un mal metabolismo de la glucosa.

De acuerdo con la OMS, en México hay 8 millones de diabéticos y que el 25% (uno de cada cuatro), de la población, es hiperinsulinémica, (vean a su alrededor), es decir tiene una condición que puede favorecer la diabetes, se espera que están cifras aumenten en los próximos años.

En el mundo, para el año 2025, se espera que existan 300 millones de diabéticos.

Estos datos colocan a la dificultad para metabolizar la glucosa y la resistencia a la insulina, como un problema de salud pública, en la que los trabajadores de la salud estamos involucrados y tenemos la obligación de conocer, para participar en su detección temprana y evitar desarrollar problemas mayores de salud.

"Hay mucha evidencia de que la salud empezó a decaer cuando se introdujeron alimentos refinados y procesados industrialmente y aumentaron los índices de enfermedades crónico – degenerativas como las cardiopatías y la diabetes". Dr. Michael Colgan. San Diego California. Instituto de Ciencias de la Nutrición.

Abordaje nutricional:

·      Una dieta alta en fibra con carbohidratos de bajo índice glicémico, se asocia con una demanda reducida de insulina.

·      Reducir  la ingesta diaria de carbohidratos simples y mantener un ingreso de no más del 40% del total de calorías de carbohidratos complejos.

·      Aumentar la ingesta de fibra a 40 a 50 grs diarios

·      Eliminar el alcohol o disminuirlo al mínimo, prefiriendo vinos a licores.

·      Limitar el consumo de grasas animales a un 20%

·      Ejercicio regular cinco días a la semana

·      Agua mínimo 8 vasos al día

·      Al ingerir jugos de frutas naturales, diluirlos con agua. Preferir ingerir las frutas enteras. No consumir preparados de jugos de frutas industrializados

·      En caso de sobre peso tomar una dieta de no menos de de 1,000 calorías del requerimiento diario

·      Evitar las dietas a base de grasas, son cetogénicas y aumentan el estrés oxidativo.

·      Complementos útiles:

·      Cromo, regula el estado de los receptores membranales a la insulina y reduce la glicosilación proteica.

·      Omega III (ácidos grasos esenciales), previene la resistencia a la insulina, bloquean la producción de ácido araquidónico (pro inflamatorio)

·      Vitamina E soluble en grasas, disminuye el estrés oxidativo

·      Magnesio: reduce la microviscosidad de la membrana, activa el transporte de glucosa y mejora los receptores.

·      Vanadio: activa los receptores celulares

·      Por último es recomendable tomar una fórmula antioxidante.

Notas agregadas:

·      Informática médica. Enero 2002 N° 1Endocrinología. "La resistencia a la insulina es el único predictor en personas mayores de 40 años para Enfermedad Coronaria, apoplejía y cáncer."" La resistencia a la insulina predice la  morbilidad cardiovascular".

·      Se sabe que el 50% de la variabilidad del empleo de la glucosa mediado por la insulina se relaciona con el estilo de vida y es probable que el 50% restante se atribuya a diferencias genéticas, de esta manera el reconocimiento de familias que comparten la resistencia a la insulina, podría permitir una intervención más intensiva en el estilo de vida para mejorar la sensibilidad a la insulina.

·      Se documentó una relación estadísticamente significativa e independiente entre la resistencia a la insulina y el cáncer, es posible que  la sensibilidad a la insulina podría reducir el riesgo de cáncer.

 

·      Cardiología – Endocrinología: the Journal of Clinical Investigation 2000;106:163-4 BASES MOLECULARES Y RESISTENCIA A LA INSULINA

 

·      En muchos pacientes la resistencia a la insulina puede detectarse mucho antes de presentarse el deterioro de intolerancia a la glucosa; dicha resistencia es un estado muy común asociado con el envejecimiento y la vida sedentaria, así como una predisposición genética y parece estar impulsado o ser, hasta cierto grado, resultado de la obesidad. En tanto que la desregulación del metabolismo de carbohidratos y lípidos, exacerba aún más su progresión.

·      Se calcula que del 5 al 15% de los pacientes con intolerancia a la glucosa pueden progresar a una diabetes franca, que empeora al aumentar la resistencia a la insulina.

·      Aún en ausencia de diabetes, la resistencia a la insulina, esfundamental de otras enfermedades, pues la acción alteración acoplada a la hiperinsulinemia, lleva a una variedad de anormalidades, que incluyen niveles elevados de triglicéridos, bajos niveles de HDL, secreción aumentada de VLDL, desórdenes de la coagulación, resistencia vascular aumentada, cambios en los niveles de hormonas esteroides, atenuación del flujo periférico y aumento de peso.

·      La resistencia a la insulina está asociada a obesidad central, hipertensión, síndrome de ovarios poliquísticos, dislipidemia y ateroesclerosis. (síndrome X o síndrome metabólico)

·      Un buen enfoque es tratar de aumentar la acción de la insulina y revertir la resistencia a la misma.

Dr. Pedro Aguilar Acevedo.

Academia Latino Americana de Medicina de Longevidad.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

martes, 1 de marzo de 2011

Glycemic Index Food List


Category Food Name Glycemic
Index
Vegetables

glycemic index of vegetables

Baked Beans, 4oz.

Kidney beans, 3 oz.

Lima beans, 3 oz.

Navy beans, 3 oz.

Pinto beans, 4oz.

Soy beans, 3 oz.

Beets, 3 oz.

Tomato Sauce

Peas

Sweetcorn

Broccoli, cauliflower, celery

Vegetarian chili

Mashed potato, instant

French Fries, baked

Potato, peeled & steamed

Carrots

48

27

32

38

45

18

64

49

48

48

10-25

39

74

54

65

47

Breads | Glycemic Index of Bread


glycemic index of bread

Dark rye, 1.7 oz.

French baguette, 1 oz.

Hamburger bun, 1 bun

Kaiser roll, 1

Pita bread – whole wheat, 1 slice

Sourdough, 1 slice

Fruit Bread

White bread, 1 slice

Wonder Bread, White Enriched

Wheat bread – stoneground, 1 slice

Whole wheat, 1 slice

Bagel, plain, white, 2 oz.

Wholegrain Bread

Multigrain Breads

English Muffin, Whole Grain

Oat Bread

Rye Bread

Bran Muffin

51

95

61

73

57

52

53

70

71

53

69

72

40

45

45

65

50

65

Meats / Chicken | Glycemic Index of Meat and Chicken


glycemic index of meat and chicken

Sweet & Sour Chicken w/Noodles

Lean Cuisine, French style Chicken

Beef casserole

Chicken Nuggets, frozen

Fish Fingers (strips)

Pizza, cheese

Sausages

Hamburger (with bun)

Chicken Nuggets, frozen & microwaved

Sushi, roasted

41

36

53

46

38

60

28

66

46
 

55

Cereal

glycemic index of cereal

All-Bran Kellogs, 1/2 cup

Bran Flakes, Post, 2/3 cup

Cheerios, 1 cup

Cocoa Krispies, 1 cup

Corn Chex, 1 cup

Corn Flakes, 1 cup

Corn Pops, 1 cup

Cream of Wheat, 1 oz.

Frosted Flakes, 3/4 cup

Froot Loops

Grapenuts Flakes, 3/4 cup

Frosted Mini Wheats, 1 cup

Honey Smacks

Multi Bran Chex, 1 cup

Museli, 2/3 cup

Raisin Bran, 3/4 cup

Rice Chex, 1 1/4 cup

Shredded Wheat, 1/2 cup

Honey Smacks, 3/4 cup

Special K, 1 cup

Total, 3/4 cup

Pancakes, from shake Mix

Pop Tarts

42

74

74

77

83

84

80

74

55

69

80

58

71

58

43

73

89

83

56

54

76

67

70

Rice

gi values

Barley, pearled, 1/2 cup

Couscous, 1/2 cup

Instant, 1 cup, cooked

Uncle Bens, converted, 1 cup

Long grain White, 1 cup

Short grain, white, 1 cup

Rice Noodles

Instant rice – white (boiled)

Brown rice (boiled)

Brown rice (steamed)

25

65

87

44

41

72

53

87

72

50

Cookies

http://www.glycemicedge.com/images/food-cookies.jpg

Graham crackers

Oatmeal cookie, 1 cookie

Vanilla wafers, 7 cookies

74

55

77

Crackers

http://www.glycemicedge.com/images/food-crackers.jpg

Rice cakes, plain, 3 cakes

Stoned wheat thins, 3 crackers

Water cracker, 3 crackers

82

67

78

Dairy

http://www.glycemicedge.com/images/food-dairy.jpg

Ice cream, vanilla, 10% fat

Low Fat Ice Cream

Milk, whole, 1 cup

Milk, skim, 1 cup

Milk, chocolate, 1 cup, 1%

Pudding, 1/2 cup

Milk, soy, 1 cup

Tofu frozen dessert, low fat, 1/2 cup

Yogurt, nonfat, fruit, sugar, 8 oz.

Yogurt, nonfat, plain, artificial sweet.

Yogurt, nonfat, fruit, artificial sweet

Custard, 3/4 cup

61

35

27

32

34

43

31

115

33

14

14

43

Fruits

http://www.glycemicedge.com/images/food-fruit.jpg

Apple, 1 medium, 5 oz.

Apple juice, unsweetened, 1 cup

Apricots, 3 medium, 3 oz.

Banana bread, 3 oz.

Banana, 5 oz.

Cherries, 10 large, 3 oz.

Cranberry juice, 8 oz.

Grapefruit, raw, 1/2 medium

Grapes, green, 1 cup

Kiwi, 1 medium

Mango, 1 small

Orange, 1 medium

Orange juice, 1 cup

Peach, 1 medium

Pear, 1 medium

Pineapple, 2 slices

Plums, 1 medium

Prunes, 6

Raisins, 1/4 cup

Watermelon, 1 cup

Cantaloupe

38

40

57

47

55

22

52

25

46

52

55

44

46

30

38

66

69

29

64

72

65

Pasta / Pizza

http://www.glycemicedge.com/images/food-pasta1.jpg

Fettuccine, 6 oz.

Linguine, 6 oz.

Linguine with Shrimp Dinner

Macaroni, 5 oz.

Deluxe macaroni & Cheese Dinner

Ravioli, meat, 4 large

Ravioli, drum wheat flour, meat

Spaghetti, white, 6 oz.

Spaghetti, wheat, 6 oz.

Spaghetti, white,
boiled

Spiral, durum, 1 cup

Tortellini, cheese, 8 oz.

Vermicelli, 6 oz.

Pizza, Super Supreme

Pizza, Vegetarian Supreme (Pizza Hut)

Lasagna, vegetarian

Lasagna, meat (Healthy Living brand)

Lasagna, beef

45

52

40

47

36

39

39

41

37

42

 

43

50

35

36

49

 

20

28

 

47

Snacks

http://www.glycemicedge.com/images/food-snacks.jpg

Vanilla wafers, 7 cookies

Doughnut, deep-fried

Apple Muffin

Sponge cake, plain, 1 slice

Snickers, 2.2 oz. Candy bar

Pretzels, 1 oz.

Potato chips, 14 pieces

French Fries, 4.3 oz.

Popcorn, light, microwave

Popcorn, regular

Pop Tarts, chocolate, 1 tart

M&M's Chocolate candy, peanut

Snickers Bar

Mars Bar

Peanuts

Cashew nuts

Granola Bar, chewy, 1 oz.

Graham crackers, 4 squares

Doritos Corn chips, 1 oz.

77

75

48

46

41

83

54

75

55

72

70

33

41

68

14

25

61

74

72

Drinks

http://www.glycemicedge.com/images/food-drink.jpg

Coca-Cola, 1 can, 12 oz.

Gatorade, 8 oz.

Fanta soft drink, 1 can, 12 oz.

Apple Juice

Orange Juice

Tomato Juice

Lemonade, sweetened

Fruit Punch

Chocolate Milk

77

78

63

40

50

38

54

67

34



-- 

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

miércoles, 16 de febrero de 2011

La diabetes y la insulinorresistencia incrementan el riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer (TodoEnSalud.org)

La diabetes y la insulinorresistencia incrementan el riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer (TodoEnSalud.org)

Una alimentación alta en grasas y azúcares, un estilo de vida sedentario y presencia de hipertensión, son otros factores de riesgo para detonar la enfermedad de Alzheimer
 
La prevalencia de la enfermedad de Alzheimer se incrementa día con día, ante el cambio de la pirámide poblacional a nivel mundial. Recientemente se observó la relación de diabetes tipo 2 y la enfermedad de Alzheimer, los mecanismos de acción aún no son claros, pero una hiperglucemia daña progresivamente el cerebro causando demencia.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre aumentan progresivamente existe un daño en las venas y arterias, esta situación explica en parte el daño en el cerebro. El daño vascular y la demencia en la enfermedad de Alzheimer generalmente ocurren juntos, debido a que lo primero disminuye la capacidad cognitiva y por consecuencia se presenta la demencia.

Cuando existe un mínimo incremento de insulina, la glucosa varía en el cerebro, y a largo plazo daña la barrera cerebral. Protocolos de investigación han incluido como parte del tratamiento de Alzheimer, insulina en atomizador.

Los síntomas más comunes de Alzheimer son la pérdida progresiva de la memoria, es normal olvidar nombres de personas cercanas, confusión a pesar de encontrarse en casa, disminución en la capacidad de entablar un diálogo. Una sintomatología adicional es una disminución en la capacidad de pensamiento abstracto, dificultad para mencionar la palabra correcta, cambios en el estado de ánimo y personalidad.

Entre las complicaciones del Alzheimer se encuentran neumonía, infecciones y ante una constante desorientación pueden sufrir caídas y lastimarse.

Una alimentación alta en grasas y azúcares, un estilo de vida sedentario y presencia de hipertensión, son otros factores de riesgo para detonar la enfermedad de Alzheimer. La enfermedad no tiene cura, los síntomas progresivos rebasan los tratamientos, los cuales se basan en sólo mejorar la calidad de vida de la persona enferma.

La enfermedad de Alzheimer es progresiva al igual que la diabetes mellitus, por lo que un adecuado y temprano diagnóstico disminuye los riesgos a la persona, y a pesar de que los mecanismos que relacionan las enfermedades no están totalmente claros, un buen control metabólico de diabetes mellitus disminuye el riesgo a desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Otra medida preventiva es el aprendizaje constante y el hábito de ejercicios mentales, los cuales dan agilidad al cerebro.

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

sábado, 18 de diciembre de 2010

Hipoglucemia y ataques de pánico (holistika.net)

Hipoglucemia y ataques de pánico (holistika.net)
Hipoglucemia y ataques de pánico
Autor: Cala Cervera
Area: Salud » Dolencias

Ahogo, palpitaciones, sensación de desmayo, mareo o inestabilidad, sofocos, sudoración, sensación de hormigueo o entumecimiento en las extremidades, temblor, nauseas, miedo intenso, sensación de irrealidad, confusión mental, nerviosismo, incoordinación...Éstos son los síntomas clásicos de un ataque de pánico

Cuando la hipoglucemia reactiva se disfraza de ataque de pánico

Ahogo, palpitaciones, sensación de desmayo, mareo o inestabilidad, sofocos, sudoración, sensación de hormigueo o entumecimiento en las extremidades, temblor, nauseas, miedo intenso, sensación de irrealidad, confusión mental, nerviosismo, incoordinación...Éstos son los síntomas clásicos de un ataque de pánico. Sin embargo, también son los mismos síntomas que experimentan las personas que sufren (en la mayoría de los casos sin saberlo) de hipoglucemia reactiva.

Los ataques de pánico son considerados un miedo irracional relacionado con traumas psicológicos o factores emocionales desconocidos. Todos los esfuerzos llevados a cabo para ayudar a las personas que los sufren se basan en terapias psicológicas y/o fármacos tranquilizantes para aliviar la ansiedad que indiscutiblemente los acompaña.
Al paciente se le repite una y otra vez que tiene que aprender a dominar sus pensamientos para no producir los síntomas. Sin embargo, los pensamientos se generan en el cerebro y éste es un órgano físico que responde a mensajes químicos. Al igual que cualquier otro órgano del cuerpo, el cerebro puede ser alimentado correctamente, malnutrido o dañado, y reaccionará en consecuencia.
Antes de entrar en detalles y analizar porqué los ataques de pánico pueden confundirse con la hipoglucemia reactiva, es importante entender en qué consiste este desequilibrio.


Hipoglucemia reactiva

La hipoglucemia, por sí misma, entre la profesión médica se acepta sólo en condiciones diabéticas cuando el diabético sufre una bajada de glucosa. Si, por el contrario, ésta ocurre en una persona no diabética entonces se le llama hipoglucemia reactiva. Sin embargo, la medicina alopática apenas reconoce este desequilibrio y por ello, cuando el paciente recurre al médico con esta sintomatología, lo más común es diagnosticarlo de ansiedad, recomendarle fármacos ansiolíticos y enviarlos a casa, al psicólogo o, en aquellos casos más graves, al psiquiatra.

Bioquímicamente hablando, la hipoglucemia reactiva es una concentración de glucosa en la sangre más baja de lo normal para los estándares de la persona que la sufre. El nivel de glucosa en sangre de una persona hipoglucémica sube después de las comidas y tiene una descenso significativamente más bajo de lo normal al cabo de entre 2 y 5 horas.

La glucosa es el alimento principal del cerebro y del sistema nervioso. Ninguno puede sintetizarla o guardarla. Así pues, si la concentración de glucosa en sangre baja a un nivel crítico, tanto el sistema nervioso como el cerebro se verán afectados causando un sinfín de síntomas. Sin embargo, el nivel de glucosa en sangre fluctúa en un margen más o menos pequeño durante el día, dependiendo de las comidas y del tiempo transcurrido entre éstas, sin que dicha fluctuación cause una disfunción cerebral. A esto NO se le llama hipoglucemia reactiva. También, en ciertos momentos algunas personas pueden experimentar una bajada transitoria de los niveles de glucosa, la cual es rápidamente rectificada por los propios mecanismos de regulación de la glucosa de los que dispone el organismo.

Es importante aclarar que el nivel de glucosa promedio está entre 70 y 115 mg/dl. Sin embargo, esta cifra es simplemente una aproximación. Algunas personas tienen un nivel por debajo y, en cambio, se sienten perfectamente; mientras otras mantienen los niveles dentro de estos parámetros, aún cuando sufren un bajón, y sin embargo, sienten un gran malestar.

Los síntomas de la hipoglucemia reactiva están divididos en dos grandes grupos. Los síntomas neuroglicopénicos, causados cuando el cerebro no recibe suficiente cantidad de glucosa; y los síntomas neurogénicos, que se manifiestan cuando las glándulas suprarrenales producen adrenalina y noradrenalina, con el fin de volver a subir los niveles de glucosa de la sangre.

Síntomas neuroglucopénicos:

Debilidad, llanto, angustia, visión borrosa, confusión, fatiga, irritabilidad, pánico, nerviosismo, falta de concentración, incoordinación, depresión.

Síntomas neurogénicos:

Sudor, sofoco, taquicardia, mareos, nausea, temblores, vértigo, sensación de pánico y miedo, ansiedad, dolores de cabeza, espasmos intestinales, ahogo, sensación de hormigueo.

Estos síntomas suelen ser episódicos, y se relacionan con el tiempo transcurrido y el contenido de la comida previa. Normalmente, mejoran al comer. Tienen su razón de ser: en circunstancias normales la glucosa de la sangre se mantiene dentro de un margen de variación bastante estrecho controlado por diferentes hormonas, las cuales responden rápidamente al menor cambio. Con la ingesta y metabolismo de carbohidratos (verduras, ensaladas, cereales...), los niveles de glucosa en la sangre aumentan de forma constante, activando la producción de una cantidad moderada de insulina. Ésta disminuye paulatinamente los niveles de glucosa escoltándola, por un lado, a las células, y, por otro, enviándola al hígado y los músculos para ser almacenada.

Sin embargo, cuando se consumen azúcares (azúcar de mesa, miel, fructosa etc.) o carbohidratos refinados (harinas refinadas como pan blanco, pasta, bollería etc.), los niveles de glucosa aumentan desproporcionadamente. Esto hace que el páncreas segregue una fuerte cantidad de insulina, lo cual provoca una retirada de glucosa demasiado brusca: en otras palabras, aparece la hipoglucemia reactiva con sus correspondientes síntomas neuroglucopénicos.

El hipotálamo cuando siente este bajón de glucosa, activa el Sistema Nervioso Autónomo, a través del cual se segregan catecolaminas (adrenalina y noradrenalina, principalmente). Estas hormonas estimulan la salida del glucógeno almacenado, lo cual produce un aumento de los niveles de glucosa. Esta producción de catecolaminas es la causante de los síntomas neurogénicos.

Con los años, y si la costumbre de comer azúcares y carbohidratos refinados continúa, el organismo es condicionado a producir más y más insulina, y a su vez, más y más catecolaminas. Esto produce un agotamiento tanto del páncreas como de las suprarrenales, llegando, también, a afectar la forma en que el cuerpo se enfrenta a cualquier otra situación de estrés. No es de extrañar que el paciente que sufre de hipoglucemia reactiva se sienta estresado y ansioso, e infinidad de veces sea víctima de un mal diagnóstico basado únicamente en su estado emocional.

No solamente el azúcar y los carbohidratos refinados son los responsables del desarrollo de la hipoglucemia reactiva, también los cigarrillos y el café pueden producir o empeorar este desequilibrio. Estas sustancias activan directamente las glándulas suprarrenales para producir catecolaminas, las cuales, como ya he mencionado anteriormente, activan la salida del glucógeno y, por lo tanto, el aumento de glucosa. Para contrarrestar, el páncreas libera insulina y como resultado aparece el "bajón" de glucosa en la sangre. De hecho, en un estudio de investigación sobre el tabaco y la hipoglucemia reactiva llevado a cabo por el Dr. Don C. Hemingway, publicado en el Journal of Orthomolecular Medicine en 1989, observó que si a fumadores con hipoglucemia se les hacía fumar un cigarrillo y se les sometía al Test de Tolerancia de la Glucosa, sus niveles de glucosa aumentaban, mostraban una mejoría física inmediata y disminuían sus síntomas de hipoglucemia. Así se dio cuenta de que el organismo aprende muy rápidamente a anhelar un cigarrillo cuando los niveles de glucosa disminuyen. Parece ser que lo mismo ocurre con la cafeína. Por otro lado, el alcohol inhibe la movilización de las reservas de glucosa del hígado causando una severa hipoglucemia.

Es importante tener en cuenta la hipoglucemia reactiva a la hora de tratar pacientes con ataques de pánico, sobre todo, en aquéllos que no encuentran ningún motivo emocional, trauma o shock vivido que pueda estar causándolos. Personalmente creo que existen diferentes razones para pensar que detrás de muchos ataques de pánico se esconde un desequilibrio de la glucosa, y más concretamente la hipoglucemia reactiva.

Estas razones son:

•Dieta Occidental

En primer lugar, los hábitos dietarios adoptados por nuestra sociedad en los últimos 100 años han contribuido al aumento de una variedad de problemas de salud, entre ellos la hipoglucemia reactiva, la cual es, principalmente, causada por un dieta alta en carbohidratos refinados y estimulantes. Nunca antes había habido tal magnitud de problemas de ansiedad, pánico e incluso desequilibrios fóbicos, como hasta ahora.

Estos procesos son prácticamente desconocidos entre las pocas poblaciones que sobreviven comiendo de forma natural, con una alimentación sin refinar.

•Más mujeres que hombres

En la mayoría de los estudios, artículos y libros sobre ataques de pánico se habla de que existe un número mayor de mujeres que de hombres sufriendo de este desequilibrio. No olvidemos que el sistema endocrino de la mujer es mucho más complejo: sólo la menstruación, embarazo y menopausia producen una gran variedad de cambios hormonales, por lo cual, las mujeres son más dadas a sufrir desequilibrios del sistema hormonal.

Según un estudio llevado a cabo sobre las diferencias entre los sexos en la hipoglucemia reactiva, llevado a cabo por el Dr. Amiel y publicado en Diabetología en el año 1993, las mujeres sufren niveles más bajos de glucosa que los hombres y además presentan más síntomas neurogénicos y neuroglucopénicos. Otros médicos, como el Dr. Toft, opinan que la hipoglucemia reactiva es más común entre pacientes mujeres de 20 a 40 años.
Por otro lado, un alto porcentaje de síntomas del Síndrome Premenstrual están causados por una excesiva cantidad de estrógenos y, por el contrario, unos niveles bajos de progesterona. Ambas hormonas controlan los niveles de glucosa, por lo tanto, cualquier desequilibrio entre ellas puede fácilmente producir hipoglucemia reactiva. Por ejemplo, como ya hemos visto anteriormente, una bajada de glucosa estimula la producción de adrenalina, la cual favorece la segregación de glucógeno y, por lo tanto, el aumento de los niveles de glucosa. La adrenalina se forma a través de la progesterona, así un deficiencia de ésta puede fácilmente relentizar la subida de glucosa causando hipoglucemia reactiva.

La píldora anticonceptiva también parece afectar los niveles de glucosa. El Dr. Wayne Huey-Heng shey llevó a cabo un estudio de investigación publicado en Clinical Endocrinology en 1994, que demuestra que la píldora anticonceptiva tomada durante al menos 3 meses produce intolerancia a la glucosa.

Por otro lado, más mujeres que hombres tienden a seguir dietas estrictas para perder peso. Estas dietas pueden tener un efecto muy importante en el desarrollo de la hipoglucemia reactiva: por un lado, el no comer regularmente, o, por el contrario, no consumir suficiente proteína puede provocar este desequilibrio; por otro, una dieta insuficiente puede favorecer la falta de nutrientes esenciales para el control de la glucosa, como son el zinc, cromo, magnesio y las vitaminas B, por mencionar algunas.

•Ataques de pánico por la noche

Cualquier persona que haya sufrido ataques de pánico sabe que los peores momentos son durante la noche y a primera hora de la mañana. Esto no es de extrañar, ya que la glucosa llega a su pico más bajo justamente en esos momentos, normalmente cuando la persona lleva sin comer alrededor de 8 ó 10 horas, desde la última comida. Estas personas normalmente necesitan un café o un cigarrillo (o ambos) recién despertados para poder enfrentarse al día.



DIAGNÓSTICO

El test que suele llevarse a cabo para verificar una posible hipoglucemia reactiva es el Test de Tolerancia de la Glucosa (que suele hacerse en un periodo de 2 a 6 horas). Sin embargo, pocos médicos lo recomiendan.

Personalmente opino que si se decide llevar a cabo este test de laboratorio, debe ser únicamente para confirmar el diagnóstico, y NUNCA para descartarlo.

Es importante respetar la individualidad bioquímica de cada paciente: hay personas que durante el test pueden mostrar síntomas y malestar con tan sólo un reducción de 2 mg de glucosa dentro de los parámetros aceptados y, sin embargo, el test no indicará ningún desequilibrio.

Por otro lado, se ha demostrado en diversos estudios, por ejemplo el de la Dra. Taylor publicado en el Journal of Behavioural Medicine, en 1988, que los síntomas que aparecen durante el test son más intensos no en el momento más bajo del nivel de glucosa, sino media hora más tarde. Esto puede despistar a la hora de hacer un diagnóstico.

Por otro lado, el punto más bajo del nivel de glucosa puede durar muy poco rato, y si las muestras de sangre no se toman muy regularmente la hipoglucemia reactiva puede pasar desapercibida.

Si se lleva a cabo el test, es importante también tener en cuenta la dieta del paciente; los horarios de comida; historia familiar de migrañas, alergias, diabetes, epilepsia, depresión... ; desequilibrios sufridos en el pasado como hepatitis, problemas de vesícula, nauseas durante el embarazo...; y posibles deficiencias nutricionales.

TRATAMIENTO

Dieta

La dieta es fundamental para prevenir, controlar y combatir la hipoglucemia reactiva (o los supuestos ataques de pánico). En primer lugar es importante eliminar:

* Azúcares (azúcar blanca o integral, miel, fructosa, sacarina, siropes, refrescos);
* carbohidratos refinados (pan blanco, harinas refinadas, pasta y arroz blanco, cereales de desayuno edulcorados);
* fruta excesivamente dulce (especialmente el plátano, uvas, higos, sandía y melón);
* fruta seca como pasas, ciruelas e higos secos;
* zumos de frutas, patatas, remolacha, guisantes, maíz, nabos, boniatos y zanahorias cocinadas;
* alcohol;
* estimulantes como el café, té, y refrescos con cafeína.

Es fundamental comer algo de proteína en cada comida (ya sea proteína vegetal o animal). Ésta incluye: carne, pescado, huevos, algas, frutos secos y semillas, productos de soja, legumbres mezcladas con cereales. La proteína provoca la producción de la hormona glucagón, la cual contrarresta la descarga de insulina, y previene los descensos bruscos de glucosa.

También es importante comer regularmente durante el día. Hay pacientes que hacen las tres comidas de rigor diarias, pero del desayuno a la comida pueden pasar entre 6 y 7 horas. Por esto, es importante preguntar los horarios de comidas. No deben pasar más de 3 horas sin ingerir algún tipo de alimento. Así pues, es importante respetar las 3 comidas principales, más un "snack" a media mañana y otro a media tarde.

•Suplementos

Los nutrientes más importantes para el control de la glucosa son los siguientes:

•Zinc. Se encarga de la producción, almacenamiento y descarga de insulina. Su deficiencia puede causar bajadas de glucosa. Dosis: 15-60 mg diarios.
•Cromo. Forma parte, junto con la vitamina B3, y los amino ácidos glicina, glutamina y cisteína, del llamado "Factor de Tolerancia de la Glucosa". Este factor trabaja conjuntamente con la insulina para regular los niveles de glucosa. Literalmente, el cromo aumenta la tolerancia del organismo a la glucosa. Dosis: 200-600 mcg diarios.
•Magnesio. Cumple una importantísima labor en la descarga y acción de la insulina. También convierte la glucosa en energía. Casualmente, su deficiencia está asociada a la aparición de ataques de pánico. Dosis: 400 mg diarios.
•Potasio. La hipoglucemia causa una pérdida considerable de este mineral por la orina, debido principalmente al desgaste suprarrenal. La ingestión de cloruro de potasio corrige rápidamente esa deficiencia, y es mucho más seguro y efectivo que las tabletas de glucosa que normalmente recomiendan los médicos. Dosis: 200 mg diarios, y 1gr en reacciones agudas. (Cuidado si existen problemas de riñón.)
•Glutamina. Ayuda a aumentar los niveles de glucosa, además de reducir la ansiedad por alimentos dulces y alcohol. Dosis: 500-1500 mg diarios.
•Glicina. Estimula la descarga de glucagón. Dosis: 500-1000 mg diarios.
•Vitaminas B. Especialmente la B3, B5 y B6, son vitales para el metabolismo de los carbohidratos, además de equilibrar las glándulas suprarrenales, el páncreas e hígado. La vitamina B6, por ejemplo, ayuda también a metabolizar el magnesio y a absorber mejor el zinc. Dosis B3: 500-1000 mg (efecto no ruborizante) diarios. Dosis B5: 500 -1000 mg diarios. Dosis B6: 200 mg diarios.
•Vitamina E. Favorece la entrada de glucosa en los músculos, mejorando los síntomas de la hipoglucemia. Dosis: 400-1000 mg diarios. (Cuidado si se sufre hipertensión.)
•Vitamina C. Es fundamental para normalizar la producción de insulina. Se encuentra en grandes cantidad en las glándulas suprarrenales y es fundamental para la producción de adrenalina y cortisol. Dosis: 1000-4000 gr. diarios.

EJERCICIO

El ejercicio es fundamental para nuestra salud. Sin embargo, el exceso de ejercicio puede disminuir el nivel de glucosa. Así pues, se recomienda seguir una rutina de ejercicio suave. Se sabe que éste ayuda a mantener unos niveles óptimos hormonales, además de ayudar a que la glucosa entre mejor en las células aumentando la energía, sin requerir insulina. Buenas opciones de ejercicio son: caminar, nadar, ir en bicicleta, yoga, tai-chi, trampolín... Es importante practicarlo regularmente, un mínimo de 3 veces por semana, con sesiones de media hora cada una.

En conclusión, es importante tener en cuenta que no todos los casos de ansiedad y ataques de pánico son debidos a desequilibrios emocionales. En algunos casos el problema puede radicar en un desequilibrio de la glucosa. Muchos casos de ataques de pánico han sido exitosamente resueltos de forma muy sencilla: equilibrando los niveles de glucosa de la sangre con una buena alimentación, nutrientes y ejercicio.

Cala H. Cervera, nutricionista ortomolecular

Cala H. Cervera es autora de:


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info